SI QUIERES SABER MÁS DE MÍ…

TODO COMENZÓ CON UN PORTFOLIO.


No sé por dónde empezar. Durante mucho tiempo he estado dándole vueltas a esta página. Quizá porque hablar sobre una misma siempre es difícil. Otras muchas que he consultado me han ayudado a darle la forma y el contenido que tiene. Gracias a todos ellos desde este pequeño espacio.

No puedo empezar sin recordar por qué está esta sección aquí y por qué necesito presentarme y que me conozcas.

Así que tengo que empezar por el curo 2011-2012. Junto con otros dos compañeros de mi centro, a lo largo de ese curso, participé en un curso de formación (Profesores para el cambio y la innovación). 

Fue el antes y el después de todo esto.

Y así se me ocurrió comenzar con este blog.  Fue creado como una herramienta para dar a conocer y compartir, con quien quiera, lo que vivo en aula y las herramientas, proyectos… que he ido poniendo en práctica con mis alumnos.

Lo llamé portfolio porque quería ser eso, una herramienta descriptiva de todo lo que me ha hecho aprender a lo largo de mi labor docente. 

SOY MAESTRA POR VOCACIÓN.


La docencia es mi pasión. Pertenezco a una familia que durante generaciones se han dedicado a esta labor. Y de los recuerdos que tengo de mi infancia, uno de ellos, es el de querer ser maestra.

Realicé mis estudios de Magisterio en la Escuela de Magisterio situada en Deusto (Bilbao). Con la Universidad Pública del País Vasco.

Ya no existe este edificio. Y por eso, a veces digo que están desapareciendo mis recuerdos. Cuando paso por delante del lugar donde antes se alzaba el edificio, no puedo señalar y decir: “aquí me hice maestra”.

Es curioso pero otro edificio en el que se guardaba mi aprendizaje, el antiguo colegio donde hice mis primeros años escolares, también ha sido derribado.

Lo que pasa es que, igual es la moneda que tenemos que pagar si queremos romper con estructuras arquitectónicas que en cierta manera, se hayan podido quedar obsoletas y que no responden al nuevo ordenamiento y estructura que se le quiere dar a una ciudad.

Por eso es que yo tampoco soy la misma maestra que salió en el 86 de la Escuela de Magisterio con muchos contenidos aprendidos, pero muy poca metodología y pedagogía.

Y, tampoco, la escuela, la manera de enseñar en la que estoy embarcada, tampoco es la misma, porque la generación que llena nuestras aulas, tampoco lo es.

ME DEFINO.


 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: